martes, agosto 14, 2007

30 Años

Estos días se cumple un aniversario absolutamente personal: hace 30 años que mi padre murío. Debería ser algo que mantuviera para mí pero he querido compartirlo porque pienso que mi vida hubiera sido muy diferente si el hubiera vivido. Ya hijo de inmigrantes, había llegado de aquella Argentina próspera a una Venezuela deslumbrante, a una Caracas llena de modernos edificios y arquitetura de Villanueva, a una democrácia incipiente pero prometedora. No lo conocí muy bien, perdimos demasiado en aquellos viajes de ida y vuelta a la España de Franco y cuando murió me dejó la desasón de algo inconcluso, y sin embargo, creo que con los años y por mis propias situaciones, he llegado a comprenderlo. Mucho ha cambiado esa Venezuela que el conocía, pero no tanto las personas, y el tiempo ha pasado tan rápido, que los recuerdos parecen un video de YouTube, que se deja ahi para que alguién lo mire. Cada persona ve los recuerdos con su particular visión interior y es asombroso cuantas versiones podemos tener de los mismos hechos, inclusive entre padres e hijos, y que lugar dejamos en la escala de los sentimientos para albergar estos recuerdos; unos preferimos borrar el pasado y seguir viviendo el presente, otros por el contrario prefieren aferrarse a lo que queda y encontrar en esos recuerdos solo lo positivo.
De mi padre yo me quedo con los viajes, con aquella primera visión de la Torre Polar, con los clásicos de Siglo de Oro español, con su amor por la pintura, con su afán de intentar siempre algo nuevo, con su amor a la vida, aunque esta lo abandonara demasiado pronto para todos.

1 comentario:

maria dijo...

Hola Leprechaun

Deseando te encuentres bien, quiero agradecer las hermosas palabras que has escrito a tu padre, que has compartido con nostros los caraqueños...
las mismas las he tomado y publicado en facebook el grupo Caracas en retrospectiva II ya que he dedicado parte del espacio a señalar la obra de tu padre.
Un abrazo y nuevamente gracias
María Sigillo